III Jornadas de traducción médica en la Universidad de Salamanca
Blanca Mayor Serrano
Ceremonia inaugural: Bertha Gutiérrez Rodilla, José Carretero y Cristina Márquez Arroyo Gustavo Silva Carlos Gancedo Javier Hellín Bertha Gutiérrez Rodilla Más fotos

 

Del 6 al 8 de noviembre se celebraron en Salamanca las III Jornadas Científicas y Profesionales de Tremédica (Asociación Internacional de Traductores y Redactores de Medicina y Ciencias Afines), que reunieron a una buena parte de los especialistas que existen en el fascinante mundo de la práctica de la traducción y del lenguaje médicos.

Con sumo acierto, el comité organizador dividió las Jornadas en tres bloques principales:

• Materiales y recursos recientes de interés para el traductor y el profesional biosanitario.
• Problemas y dificultades que plantean la traducción y el lenguaje médicos.
• Localización, traducción y revisión de productos sanitarios.

La lectura del primer bloque de ponencias tuvo lugar en el Colegio Oficial de Médicos español. Tras una calurosa bienvenida de su presidente, abrió la sesión el profesor Francisco Cortés, de la Universidad de Salamanca, con su presentación del Dicciomed (<www.dicciomed.es>), Diccionario médico-biológico histórico y etimológico de helenismos. Con todo lujo de detalles explicó a la audiencia las diversas posibilidades de búsqueda que ofrece este descomunal recurso: términos médico-biológicos, lexemas que conforman esos términos desde un punto de vista etimológico y sufijos con valor semántico (con indicación de las palabras que los usan).

Beatriz Bernabé, en representación de LID Editorial, nos introdujo en los vericuetos de la elaboración de obras de referencia, describiendo la metodología empleada en la confección de los diccionarios del ámbito biosanitario de su empresa. Así, abordó cuestiones relativas tanto a la organización del texto como a la selección de los equipos de autores expertos en diferentes áreas y la colaboración con ellos, con objeto de garantizar en la medida de lo posible la actualidad, el rigor y el acierto en la elección de los términos.

Ninguno de los asistentes escuchó impasible la soberbia intervención de Ramón Ribes, médico radiólogo del Hospital Universitario Reina Sofía, de Córdoba, quien, con un salero y una soltura indescriptibles, explicó a la concurrencia situaciones «típicamente embarazosas» a las que los médicos españoles han de enfrentarse en su práctica diaria tanto en hospitales extranjeros como en la redacción de artículos científicos. Precisamente para ayudar a superarlas, se ha convertido, junto con Pablo Ros (profesor de Radiología de la Harvard Medical School), en el coautor de la serie Medical English (Springer), una amplia colección de manuales de medicina escritos en inglés de la que hizo una brillante presentación.

Al día siguiente, en la Facultad de Medicina, Bertha Gutiérrez, Gustavo Silva, Carlos Gancedo y Fernando Navarro abordaron, desde distintas perspectivas, los problemas y dificultades que plantean la traducción y el lenguaje médicos.

La profesora de Historia de la Ciencia Bertha Gutiérrez disertó sobre «el modo en que las traducciones han actuado sobre el discurso científico, modificándolo, tanto en su forma como en su contenido», y en concreto sobre el papel que el traductor ha desempeñado al respecto. Su erudita ponencia se centró en aspectos tan interesantes como: los problemas terminológicos a los que los traductores se han visto enfrentados a lo largo de la historia, derivados, por ejemplo, de la falta de equivalentes en la lengua de llegada; de qué manera la creación terminológica –por esa falta de equivalentes, por deseo del traductor o por mero error o desconocimiento– ha influido en el discurso científico; las trampas que emanan de los instrumentos de ayuda a la traducción, tales como glosarios, diccionarios especializados o bases de datos terminológicas, etcétera. Y todo ello ilustrado con numerosos y curiosos ejemplos.

Acto seguido, Gustavo Silva, con la autoridad propia del cargo que ostenta –jefe de Equipo del Servicio de Traducciones de la Organización Panamericana de la Salud en Washington–, presentó a los asistentes casos muy prácticos de traducción «difícil» de términos como health, odds ratio, child/infant mortality rate, mean y median, y rate y ratio, entre otros. Asimismo, mostró a través de diversos ejemplos las distintas traducciones que puede recibir un mismo término en función del ámbito de especialidad en el que aparezca.

El primer taller de las Jornadas –«Traducción y discusión de casos clínicos de odontología»– corrió a cargo del físico y traductor independiente Carlos Gancedo. Para sorpresa de muchos de los asistentes, lo que podría haber sido un taller utilísimo se tornó en una especie de clase de traducción a la vista de un ensayo clínico en inglés, en la que el ponente iba traduciendo párrafo por párrafo y aclarando alguna que otra duda de tipo terminológico. El enfoque, a mi juicio, fue inadecuado, sobre todo por la heterogeneidad de la audiencia (estudiantes, profesores y profesionales de la traducción). Creo que habría sido mucho más didáctico explicar, por ejemplo, qué es un caso clínico, cómo se estructura o qué tipo de problemas terminológicos presenta. Acompañar el texto, que repartió a los asistentes, con un glosario (EN-ES) nos habría sido de mucha utilidad.

Como era de esperar, Fernando Navarro, médico traductor, maravilló a los presentes en una tarde maratoniana con una ponencia titulada «Problemas con la jerga médica» y con el segundo taller de las Jornadas: «Los errores del lenguaje médico». En su ponencia comentó decenas de términos médicos ingleses correspondientes al registro jergal, usados en los hospitales. Y con la ayuda de cuantiosos ejemplos, muchos de ellos humorísticos («I think this patient needs a chop») y hasta pícaros («do you love muscular men with large pecs?»), mostró a la audiencia las enormes dificultades que para el traductor y el intérprete plantean los términos jergales y coloquiales (en forma de siglas, apócopes y abreviaturas).

Igual de ameno, didáctico e interactivo fue el taller, una brillante exposición de algunos de los principales errores del lenguaje médico en español tanto en las publicaciones médicas especializadas como en la prensa diaria. Y a partir de ejemplos reales, pasó revista a algunos de estos errores que atentan contra los tres rasgos esenciales que deben caracterizar a todo lenguaje cien-tífico: la veracidad, la precisión y la claridad.

Las Jornadas culminaron con el tercer y último bloque, «Productos sanitarios: localización, traducción y revisión», un taller a cargo de Paz Gómez, Cristina Márquez y Javier Hellín. La traductora independiente Paz Gómez presentó una detallada y completa exposición de las consideraciones que deben tenerse en cuenta a la hora de traducir textos sobre productos sanitarios. Con notable precisión, nos guió paso a paso a través del laberinto de términos utilizados por los fabricantes de productos sanitarios bajo la regulación de dis-tintos organismos y normas internacionales.

A la interesantísima presentación de Paz Gómez, le siguió la excelente ponencia de Cristina Márquez, traductora científico-técnica y presidenta de Tremédica, sobre la localización de programas informáticos. Con un aplomo que deriva sin duda de su amplia experiencia, Cristina nos fue introduciendo en el modus operandi del especialista en este campo y en las dificultades que plantea. Explicó conceptos como el de localización; expuso cómo se inicia un proyecto y los escollos que surgen de la traducción de pantallas plagadas de abreviaturas e instrucciones fuera de contexto. Habló, asimismo, de las responsabilidades del equipo de trabajo y de la necesaria colaboración con el programador. Se trata de una modalidad de traducción, en definitiva, que requiere sólidos conocimientos y mucha paciencia.

Javier Hellín aportó su experiencia profesional como gerente de calidad y reglamentación de Abbott Científica con su ponencia «Productos sanitarios: revisión de las traducciones de instrucciones, manuales y software». Comenzó su presentación explicando los condicionantes de la traducción en este ámbito, para pasar después a exponer con todo lujo de detalles el marco reglamentario y normativo vigente y cuestiones tan interesantes como las relativas a las lenguas a las que se traducen instrucciones de uso en Europa y a los símbolos que las acompañan y su descripción.

Otro de los fascinantes temas que abordó el ponente fue las dificultades que presenta la revisión de las traducciones. Así, se centró, entre otros aspectos, en los problemas derivados de la ausencia o deficiencia de adaptación y del error humano, y ofreció prácticas y novedosas soluciones para minimizarlos. Concluyó su ponencia sugiriendo una serie de criterios que se han de valorar en el texto final: aptitud para el uso, comprensibilidad y legibilidad.

Ni que decir tiene que las sesiones contaron con una amplia participación de los asistentes, que presentaron sus propias dudas y comentarios. Ante la «avalancha» de dificultades y problemas que, a la vista de las ponencias, parece plantear la traducción biosanitaria, puede que alguno de los estudiantes decida ocuparse en otros menesteres. Sin embargo, con una buena formación, continuo estudio, ilusión y constancia, mucha constancia, el traductor en cierne irá aprendiendo a salvar los obstáculos, de los que, al fin y al cabo, ninguna profesión está exenta.

Gracias al comité organizador y a sus ponentes, las Jornadas abordaron asuntos de sumo interés para la profesión y –además de por la colaboración de sus socios y patrocinadores– excedieron las expectativas de los presentes. Tremédica ha demostrado una vez más la calidad de los proyectos que emprende. A todos ellos, mi más sincera enhorabuena.

 

 
María José Hernández y Gustavo Silva Esther Fernández Berjón, Pilar Álvarez, Ramón Ribes, Beatriz Bernabé, Fernando Navarro Ramón Ribes, Betty Galiano, Laura Munoa, Beatriz Bernabé, Fernando Navarro María Luisa Clark y Gloria López Ramírez
Gustavo Silva, Cristina Márquez y Carmen de Diego Fernando Navarro y Berta Gutiérrez Rodilla Fernando Navarro, Pilar Álvarez, Ester Fernández Berjón, segunda fila: Gonzalo Claros y Cristina García López Concha Vargas, Lorenzo Gallego Borghini, Esther Fernández Berjón, Pilar Álvarez y Cristina García López Lorenzo Gallego Borghini
Más fotos